Index . . Oba . 1 . 2 . .

amo . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 .

https://www.facebook.com/groups/71392300461/

Vista del caserío Amorrortu en Oba alto

Introducción a esta recién nacida página web

Fruto tal vez de una mayor dedicación a la comunicación que facilita esta pandemia, hace una semana alguien me sorprende con el vínculo al facebook de los Amorrortu, llena de alborozados encuentros,

Más allá de los primeros intercambios que de inmediato me di a suscribir, hoy me muevo a editar esta página http://www.amorrortu.com.ar que hacía años estaba esperando este momento

Vivo desde hace 40 años en una 'parcela rural en las afueras de una Buenos Aires, que por entonces contaba con acceso directo a un cielo sin otros resplandores que los de la Vïa Láctea.

El crecimiento de la gran urbe ya amenaza pasarme por encima, pero unos cuantos antiguos árboles de más de 150 años brindan protección adecuada a este terruño que reconoce una misma rama de Vidas familiares con presencia ininterrumpida durante 241 años: desde 1685 a 1936.

Antes había pertenecido a Miguel de Riglos, vasco de Tudela, Navarra, que hace donación de estas tierras -entonces 15.000 hectáreas-, a Manuel de la Cruz, cuya descendencia la habita durante casi un cuarto de milenio. Algo infrecuente en esta joven América.

El comienzo de la exteriorización de estos relatos que siguen tuvo lugar en Julio del año 2000 tras 20 años de silencio sin escribir una línea, dedicado de lleno al trabajo en modalidad propia de aquella advertencia "Tus manos te bastarán", que recibiera Job cuando se lamentaba desahuciado.

En el año anterior al fin del siglo había aprovechado los días de lluvia para concurrir a uno de los archivos que los gentiles mormones tienen para el estudio de las Vidas familiares, logrando acopiar registros de nuestras hebras familiares a a partir de 1680.

Fue en en estos contextos que tuve la suerte de enterarme de boca del Director de la Euskalzaindía, Real Academia de la Lengua Vasca, que los caseríos ancestrales de nuestros ancestros en Oba Alto, Artaun y Sta Lucía, estaban en pie y venían siendo restaurados.

Vista del caserío Eyzaga-Amorrortu en Artaun

De inmediato y sin dudarlo crucé el océano para volver a pisar aquellos suelos del país vasco que había visitado en Agosto de 1960. pero ahora concentrado en esos pocos caseríos dispersos a poco más d 25 kms al SSE de Bilbao.

Los 10 días finales estuve acompañado de Maitena, mi Hija, que por entonces acababa de terminar sus estudios de comunicación en la Complutense.

Fueron 21 días alojados en una posada rural en Ugarana, capital del municipio de Dima, que nos permitieron recorrer los mismos viejos senderos que nuestros ancestros frecuentaban entre esos caseríos dispersos, que van desde Oba alto hasta Sta. Lucía. Vista desde la ermita de Sta Lucía.

Unos 6 kilómetros que a mitad de camino me llevarían a conocer Artaun. Así entonces:en Oba alto los Amorrortu; en Sta Lucía los Eitzaga y en Artaun los Eitzaga Amorrortu. Un par de kilómetros descendiendo de Artaun, la ermita de Bikarregui, que durante siglos nucleó la Vida comunitaria de nuestros ancestros.

20 años han pasado de aquellos encuentros, que a poco de regresar a mis pagos me habrían de regalar la sorpresa de una comunicación con Maru, que habiendo conocido mi e-mail por intermedio de Juan Larrea, el restaurador del caserío de Oba alto, se ocuparía desde entonces de vincularnos.

A Maru entonces, mi agradecimiento por estas vinculaciones., que nos premitieron, merced a los registros previos colectados de los microfilm de los archivos mormones, reconocer a qué hebras remontaban nuestros parentescos. Los de Maru venían de José Antonio nacido el 26/ 7/1729 y los nuestros, de Antolín, nacido en Yurre (Igorre), el 3/9/1752 y ambos, Hijos de Francisco de Eyzaga Amorrortu natural de Dima y de María de Arana Garay natural de Yurre, quienes se habían casado el 3/10/1724 y habían tenido 12 Hijos.

Sus abuelos paternos fueron: Antonio de Eizaga Amorrortu y Antonia de Bustinza ambos naturales de Dima.
Sus abuelos maternos: Juan de Arana natural de Dima y María de Garay natural de Yurre, quienes se esposan el 11/5/1706.

El apellido Eitzaga, Eyzaga o Iza significa el lugar de la caza y de la pesca, Así como Amorrortu el huerto del Amor, que para bajar algunos decibeles traduzco como Amor al huerto. Ambos apellidos permanecieron unidos durante al menos 3 generaciones por tratarse de la unión de 2 mayorazgos.

Estos relatos introductorios dan lugar a intermediar aprecios y reflexiones que quedan empequeñecidas en el polvo de estrellas que somos en relación a la inmensidad de un sol, cuya masa representa el 99,8% de toda la de nuestro sistema solar. El planeta que habitamos no es nada en relación al sol. Y nosotros en relación a nuestro planeta Tierra, otra infinidad menor, que no habría lista de ceros para dimensionarnos en estas escalas.

Acercando registros de estos abismos que ya cargan nuestras relaciones, tal vez, de estos polvos de estrellas trasciendan algunos micrones de aprecios del valor de sus entornos

Los vascos somos bien anteriores a los griegos en el pequeño continente que reune hoy a tantos pueblos. ·30.000 años atrás solo eran samis y lapones descendidos a Ucrania y vascos que no habían salido de sus terruños. Recién en el año 8.000 retornan a Europa ungresando por Cerdeña los antiguos pobladores del entonces fértil Sahara adonde habían migrado 20.000 años antes para sortear las inclemencias de la última glaciación máxima.

Sin embargo, de la cultura de los griegos del siglo VI aC, aún hoy se nos alcanzan aprecios a la pequeñez de las escalas de nuestra condición humana

La frase de Heráclito FusiV kruptesqai filei , traducido vulgarmente como "la Naturaleza ama el ocultarse" merece algunas consideraciones. En primer lugar, en tiempos de Heráclito, Füsis no era Naturaleza, sino esa manifestación del despertar de la energía y la materia signada por la fecundidad de lo que hoy llamamos fotosíntesis.

Manifestación que siempre me pareció apropiada relacionar a la fecundidad que surge de espíritu y raíz; de marcos vinculares y marcos parentales; en donde el marco parental con sus raíces y sus savias hacen lugar con su ocultamiento a la presencia del espíritu que viene del marco vincular, para trascendernos en eso que llamamos "personalidad" y unas cuantas cosas más que la acompañan.

Entender el sentido de este ocultamiento de nuestras raíces y savias para dar todo el lugar al espíritu que habrá de ventilarnos, es entonces algo bastante primario.

Lo inmanente en nos, aunque oculto, se ocupa de asistir la elevación de nuestros esfuerzos; pero, en silencio. Ese silencio es aporte a esa Füsis, a esa fecundidad.

Sólo desaparece ese compromiso cuando la relación vincular está rota. Allí cumple su roll como "Amor propio profundo"; equidistante de lo que llamamos "autoestima".

Esta, al igual que la personalidad vienen derivadas del espíritu vincular. El anterior sólo sirve para mantenernos en pie en los inviernos de la Vida, pero sin lucimiento alguno, otro que aquel que luce en callada integridad. Y tan sufrido, que abisma y suele confundirse con la "nada existencial".

Ya entradas en años años es dable observar que muchas Vidas van abriendo en alguna forma de memoria esa arca oculta de sus orígenes. Apertura que se manifiesta con palmaria claridad en los días finales que suelen estar acompañados de crecida soledad; en donde son sólo ellos, los que llenan el presente diario con los buenos recuerdos de la infancia.

Estas instancias siempre aparecen descalificadas como demencia senil o calificativos parecidos. Pero de hecho, grande es la economía que acercan para mantener entretenidas y acompañadas estas Vidas.

Ver algo de estos procesos en la trascendencia de las inmanencias. pdf.

Pero volvemos a recordar, que lo natural y funcional a la fecundidad, es el silencio de estos marcos parentales haciendo su aporte a la elevación de esfuerzos, y dejando todo el lugar a los sueños, intelecciones, elecciones, azares, alegrías y tristezas y demás verduras que engalanan nuestra Vida, a Psijé, el espíritu que desde el marco vincular nos viene a ventilar.

Hay mil formas para que este silencio se mantenga inalterable y en general es el ego el punto más perturbable y vulnerable donde se marcan los límites y toda clase de advertencias.

En adición de territorialidades, cabe recordar o más bien imaginar, el fenomenal abismo que queda regalado cuando a esos marcos parentales les enchufan los estigmas del "pecado original".

Así, a esos marcos nadie se arrima; y a cambio vienen regalados unos cuantos arquetipos "colectivos" que ocuparán de alguna forma ese lugar.

Aquí aparecen los "absolutos" y se acaba toda relatividad. De esta y de mil maneras, dispone el espíritu de abundantes herramientas para actuar.

En los últimos años han venido apareciendo propuestas auxiliares que algunos calificarán de metafísicas; tal el caso de las algo más reconocidas "constelaciones familiares", que de alguna forma abren conciencia a estos territorios y con un poco de mayor profundidad van extendiendo los límites impuestos a ella por el espíritu vincular.

De todas formas, las oportunidades y formas de sentir un poco menos ocultos estos marcos parentales, son múltiples. Y una de ellas pudiera ser la apertura simpática del vínculo amical, -que no necesariamente tiene que ser matrimonial-, acercando noticias oportunas de estos territorios; e incluyendo en ese marco de simpatías, las bendiciones o fecundidades que pudiéramos sentir estar recibiendo de ellos.

Alf122 A los enlaces y desenlaces del bi-os

https://www.youtube.com/watch?v=snuNhUDPJnI

Index . . Oba . 1 . 2 . .

amo . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 .